La música nativa americana comprende desde Canadá hasta Cabo de Hornos en Sur América, es una de las máximas expresiones de espiritualidad y conexión con los Mundos Superiores.